El delivery sostenible como valor añadido

Analizando el delivery en clave de ecología y sostenibilidad, los datos son preocupantes.

La entrega de comida a domicilio está directamente vinculada al aumento de la generación de residuos por cliente, sobre todo considerando los plásticos entre otros materiales difíciles de reciclar. De hecho, gran parte de esos desechos que llegan hasta el domicilio, van directamente a la basura sin haberlos usado.

Contrarrestando esta evidencia, el Índice de Desperdicio de Alimentos del Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente informa de que cada año se tiran más de 900 millones de toneladas de alimentos, un dato que ha alertado a los consumidores. 

La tendencia actual se basa en una consciencia cada vez más consolidada sobre los hábitos de consumo teniendo en cuenta la preservación de la naturaleza, traduciéndose en un aumento por la búsqueda de productos responsables y favoreciendo la salud tanto de las personas como del planeta. 

Mientras el sector avanza hacia una línea más sostenible, los restaurantes que ofrecen servicio delivery no pueden permitirse quedarse atrás con ello, ya que existe una sensibilidad respecto al desperdicio de alimentos y a favor del packaging ecológico influyendo de una manera importante en las decisiones a la hora de decantarse por un establecimiento u otro.

En un estudio donde se relacionan los patrones de consumo y la sostenibilidad realizado por Deliverect junto a Censuswide, se reflejan datos muy interesantes que las empresas pueden aprovechar para diferenciarse. 

Ahora, más que nunca, los consumidores compran en función de lo que les importa. Mientras que el 65 % de los encuestados afirma que la alimentación sana y sostenible es más cara, casi la mitad (43 %) estaría dispuesta a pagar más por la comida para llevar en restaurantes con prácticas de sostenibilidad visibles.

De hecho, a más de la mitad de los encuestados (56 %) les gustaría que los restaurantes comunicaran mejor cómo están trabajando para hacer que la comida para llevar y las entregas fueran más sostenibles. La transparencia es esencial para que los consumidores sepan que están contribuyendo a ser sostenibles. 

Ser transparente y lo más sensato posible con los pedidos de comida, así como con la forma de gestionar la comida sobrante y apostando por embalajes ecológicos pueden ser un buen punto de partida para reducir el impacto negativo poniendo en práctica y avanzar en cuestiones de sostenibilidad, atrayendo a más consumidores y consecuentemente aumentando los beneficios.

Si este artículo te ha parecido útil y te gustaría conocer un poco más sobre el mundo de la comida a domicilio y las marcas virtuales, ¡no dudes en contactarnos y estaremos felices de ayudarte en todo lo que podamos!