La comida a domicilio es un tema de rabiosa actualidad en el sector de la restauración. En los últimos años, restauradores y consumidores han adoptado la comida a domicilio como medio alternativo a comer fuera. Antes de la pandemia, los consumidores solo asociaban el delivery con determinados tipos de cocina: pizza, burger o asiática. Ahora, casi todos los restaurantes aparecen en las grandes aplicaciones de reparto, incluidos los de gama más alta que antes no hubiésemos asociado nunca con la comida a domicilio. A la vista está la exitosa colaboración de Dabiz Muñoz y su restaurante El Go❌⭕️ con Glovo. Y este es el principal motivo por el que el reparto acabará superando al comer en el propio restaurante en los próximos años.

La comida a domicilio sirvió de salvavidas para restaurantes en apuros durante la era del coronavirus y distanciamiento social. El mercado global del delivery, actualmente, está valorado en más de 222.000 millones de dólares, habiéndose triplicado desde el 2017. Había un motivo de peso por el que antes de la pandemia no habían entrado todos en el juego: es complicado gestionar tu sala, clientes, pedidos y repartidores si no estás bien preparado para ello y organizado.

Es lógico y normal que, en la era de la post-pandemia, todos los restauradores se planteen estas preguntas: ¿debo seguir dedicando tantos esfuerzos al reparto de comida a domicilio? ¿Seguirá siendo relevante dentro de cinco años? La respuesta es sí. Y aquí tienes razones del por qué:

El Delivery en auge y cambios en los hábitos a la hora de comer en casa

En 2019 nadie pensaba que el mercado del Food Delivery se convertiría en una fuente importante de ingresos para los restaurantes. Más bien lo veían como un ingreso residual. Hoy, esta tendencia es una realidad. Se estima que el mercado mundial de la comida a domicilio alcanzará un valor de casi 494.000 millones de dólares en 2032. Es decir, más del doble de su valor actual.

Incluso antes de la pandemia, cuando el hecho de ir a comer a un restaurante subía año tras año un 4%, el delivery crecía al doble de velocidad. Ese aumento se produjo sobre todo en el sector del q-commerce (alimentación), con gente más joven que prefería comprar alimentos a través de una app de entrega a domicilio que ir en persona, como ya viene haciendo Glovo desde hace más de dos años o hace Getir. Lo más probable es que esta tendencia siga creciendo a medida que los restaurantes adaptan su estrategia de precios para dar cabida a los pedidos online, haciendo que la entrega sea más accesible.

Dark Kitchens

Las nuevas tecnologías están allanando el camino a la entrega de comida a domicilio online y facilitando a los consumidores hacer pedidos a través de internet. La gran tendencia que irrumpió en 2022 fueron las llamadas Dark Kitchens, unas cocinas que permiten a los restaurantes ampliar su capacidad, aceptar más pedidos a domicilio y llegar a nuevos clientes en diferentes zonas a través de escaparates virtuales. Han contribuido a la creación de restaurantes de entrega a domicilio que solo se pueden encontrar en aplicaciones de delivery, lo que permite a los restaurantes reducir los costes generales y focalizar sus esfuerzos en el delivery. Rebajando estos costes, los restaurantes pueden aumentar sus márgenes y hacer más accesible su servicio a los clientes finales.

Las marcas virtuales (o Virtual Brands)

Las Marcas virtuales permiten a los restaurantes diversificar su base de clientes aprovechando al máximo su inventario, personal y capacidad de cocina. Pero, ¿qué son exactamente las marcas virtuales?

Las marcas virtuales son escaparates digitales en las plataformas de delivery (como Glovo, Uber Eats, JustEat, etc.) que no tienen sala en la que atender a comensales. De ahí proviene el nombre precisamente: son virtuales porque el cliente solo puede verlo y pedir en esos restaurantes de forma online.

Con las marcas virtuales, un solo restaurante puede tener varios escaparates sin tener que aumentar la infraestructura, lo que aumenta la rentabilidad. Por ejemplo: si tu restaurante es conocido por los tacos pero también hace hamburguesas, puede crear una marca virtual independiente solo para hamburguesas. De este modo, adaptando un nombre nuevo, un packaging diferente y un concepto creativo atractivo, tienes los costes de un solo restaurante, con dos escaparates diferentes. 

Las marcas virtuales han cambiado por completo el mercado del delivery. Junto con las Dark Kitchens, son una de las principales razones por las que incluso los restaurantes de gama alta se han involucrado mucho en el mundo del delivery. Estas marcas, como El Goxo de Dabiz Muñoz, está pensada para aprovechar al máximo su marca principal y ser más accesible a esos bolsillos que quizá no quieren o no pueden permitirse el lujo de ir a uno de sus restaurantes con 3 estrellas michelín.

Los clientes cada vez prefieren pedir más en Marcas Virtuales porque son algo exclusivo del propio delivery, no lo van a poder encontrar en ninguna otra parte y prefieren pedir en sitios que saben que no podrán ir presencialmente, lo que hará que vuelvan a repetir en varias ocasiones. Si estás listo para entrar en el mundo de las marcas virtuales, ThinkPaladar te ayudará en todo lo que necesites.

Logística D2C y logística de terceros

Para algunos restaurantes, sin embargo, el delivery no suele ser rentable. Sobre todo cuando las comisiones pueden llegar al 30%. Para los consumidores, los gastos de entrega también pueden suponer un enorme obstáculo a la hora de hacer un pedido a través de una aplicación. Esta es la razón por la que los servicios D2C (que se traducen como Direct-to-Consumer o Directo al Consumidor) se han disparado en los últimos meses. Cada vez más restaurantes toman el control de sus operaciones de entrega y maximizan sus ingresos.

El D2C ofrece a los restaurantes la oportunidad de establecer vínculos directos con sus consumidores, conocer sus hábitos y poder impactar directamente en ellos. Eso tiene mucho más impacto que el servicio en mesa del propio restaurante. La logística de terceros, además, permite a los restaurantes crear redes de repartidores que pueden entregar sus pedidos sin llevarse un gran porcentaje de sus ingresos por reparto. Estos factores han reducido drásticamente los gastos de entrega para los consumidores, lo que ayuda a realizar más ventas, reducir los costes y aumentar los ingresos.

Teniendo en cuenta las tendencias, los cambios de hábitos y las nuevas tecnologías, parece que el delivery puede llegar a superar el servicio de comida en el propio restaurante. Dentro de unos años podríamos incluso llegar al punto en el que pedir comida a domicilio sea más barato y accesible que hacer la compra. 

En ThinkPaladar queremos ayudarte a conocer el mercado del delivery, sacar el máximo partido al espacio en tu cocina y a tu inventario, reforzando las ventas con marcas virtuales creadas única y exclusivamente para ti.